Resumen

Este artículo analiza, desde una perspectiva feminista, la subjetividad y la experiencia de
mujeres que han introducido droga a los centros penitenciarios para abastecer a compañeros
sentimentales, hijos o hermanos. En este sentido, las entrevistas realizadas a las
privadas de libertad muestran que la maternidad y el amor romántico, en tanto elementos
identitarios, son clave para entender esta problemática en una cultura donde ellas se constituyen
como seres-para-otros.