Resumen

Uno de los primeros giros que toma la campaña electoral 2009-2010 es el politizar el tema de la inseguridad, un precepto no antes visto en la cultura política costarricense. El Movimiento Libertario (ML) llevaba la batuta del discurso populista-punitivista en materia de (in)seguridad ciudadana. Este recurso utilizado por el ML convirtió la inseguridad en el principal tema de la campaña electoral. Es por lo anterior que, el principal interés de este artículo es analizar la relación entre la utilización del discurso de ?mano dura?, como recurso político para la obtención de votos en los cantones que presentan muy altos índices de delito y la reducción del abstencionismo en dichas zonas.