Resumen

En el año 2000, una parte del ambientalismo se sumó al movimiento de rechazo a la
ley de privatización del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) llamada popular-
mente el Combo sobre el sector eléctrico costarricense. Su aporte no se puede medir
en la cantidad de afiliados o activistas que movilizó, si no por haber formulado una
crítica ecológica  y una  crítica distributiva de los cambios en el sector eléctrico. El
caso también ilustra los alcances y límites de las coincidencias entre el ambientalis-
mo y demás movimientos sociales en Costa Rica.