Resumen

Resumen


 


La noción de vulnerabilidad como algo intrínseco a una persona o a una población y que apunta a condiciones deficitarias, ha venido siendo desplazada por una concepción más dinámica y menos reduccionista, aquélla que en vez de hablar de vulnerabilidad como una condición atribuible al sujeto o al colectivo enfoca el tema más en términos de procesos de vulnerabilización.  Desde esta perspectiva, en este artículo se analizan precisamente las vulnerabilidades emergentes que surgen en procesos de relocalización de personas que se vieron forzadas a dejar su comunidad como resultado de la declaración de inhabitabilidad provocada por lo riegos a que estaban expuestas por las erupciones del volcán Chaitén en Chile.  Con este propósito, se realizaron entrevistas a profundidad a personas de la comunidad de Chaitén relocalizadas en Futaleufú y mediante un análisis de contenido se identificaron cuatro dimensiones emergentes de vulnerabilidad: ruptura del tejido social, cambios en las condiciones de vida, cambios en las condiciones de salud y desinformación.  A partir de estos hallazgos se analiza también el rol del Estado en la atención de esta emergencia, identificándose un “vacío psicosocial” significativo en el abordaje integral de la intervención con estas personas desplazadas de manera forzada de su territorio, por la prevalencia en este caso de un enfoque “emergencista”  cuya  atención se centra en apoyo material y económico dejándose de lado la atención de los aspectos psicosociales.


                                                           

Palabras clave: Desplazamiento territorial forzado, Riesgo psicosocial, Desastres, Tejido social, Intervención social