Resumen

El propósito de este ensayo es hacer un aporte a la educación desde la antropología pedagógica. Se parte del supuesto de que la educación instrumentalizada en las formas de transmisión, directiva, unidireccional y racionalizadora ahoga la capacidad que tiene el sujeto de construir universos simbólicos, lo aleja de desarrollar una visión correlacional con el entorno social, lo paraliza como sujeto político ante la toma de decisiones y la acción. Frente a esta problemática, a lo largo de esta propuesta, se muestra los alcances que puede tener en los espacios educativos la interrelación entre arte, mimesis, ritualidad, transgresión y liminalidad. Dicha correspondencia permite potenciar una subjetividad dialogante con el otro, abierta al descubrimiento de sí misma y de su entorno, consciente de su corporeidad, de su correlato natural, sustentada en las poéticas de la acción y, generalmente, en actitud creadora, es decir, en el ejercicio de una ciudadanía activa.