Resumen

La escuela tiene el reto de ser el espacio donde se decide el rumbo de nuestras sociedades. En el empeño de sociedades más justas e inclusivas es preciso comprender el entramado socioeducativo y su impacto de forma más compleja, especialmente el grupo escolar como espacio de mediación. Para ello se propone, como alternativa teórica para el análisis de los procesos de inclusión-exclusión educativa, un marco conceptual que comprende las desigualdades desde la subjetividad social/grupal y coloca la mirada sobre la responsabilidad institucional. En este ensayo discutiremos sobre la responsabilidad de las instituciones escolares en las garantías para la inclusión, el papel del personal docente en el diseño de la actividad escolar y el funcionamiento de los grupos escolares desde su relación con el proceso de inclusión-exclusión educativa. Se presentan algunas características para entender la articulación de estas dimensiones y la forma en que cada una de ellas favorece o dificulta la inclusión. De este modo, se muestra que, junto a los elementos estructurales y políticas educativas, la subjetivación del proceso en la vida cotidiana de la escuela garantiza mayores o menores niveles de inclusión. El ensayo defiende la noción de grupo para trabajar con una perspectiva más social de la educación y sus ventajas en el proceso de formación. Muestra cómo, en el proceso de inclusión-exclusión educativa, influyen de forma articulada las decisiones y las estrategias institucionales que organizan y estructuran la vida de los grupos escolares, sentando las pautas para la experiencia escolar.