Resumen

El comercio electrónico adolece de una importante sensación de desconfianza por parte de sus usuarios. Tal impresión se debe, en gran medida, a la deficiente seguridad que en tal medio existe. Sin embargo, para hacer frente a tal inconveniente, se han ideado los denominados códigos de conducta. Tales instrumentos se erigen en verdaderos paradigmas de referencia (sobre todo en el ámbito de la seguridad) para el colectivo empresarial que desarrolla actividades susceptibles de ser conceptualizadas como de comercio electrónico.