Resumen

En las últimas dos décadas, Chile ha incrementado su tasa de inmigración nacional: la última estimación determinó que, para el año 2014, el 2,3 % de la población nacional correspondería a migrantes permanentes, lo cual se ha duplicado en los últimos 12 años. Ante este panorama, es necesario que la formación de profesionales de enfermería se adapte con el fin de responder a las nuevas necesidades sociales del país y, consecuentemente,  brindar cuidados considerando la diversidad cultural. El siguiente texto invita a reflexionar sobre la preparación brindada a los enfermeros en formación para la entrega de cuidados culturales sensibles, mediante la adquisición de competencias culturales. A partir de las evidencias, incluir el desarrollo de las competencias culturales en los diversos planes de estudio no es tarea fácil, por el contrario, es un desafío inmensurable. En el contexto de la innovación curricular de la carrera de Enfermería de la Universidad de Chile, se están implementando acciones orientadas a formar competencias culturales a través de la inclusión de un curso: de acuerdo con docentes y estudiantes, la experiencia es satisfactoria y necesaria, pero insuficiente para lograr el objetivo esperado. Dado lo anterior, es indispensable que los profesionales de enfermería desarrollen competencias culturales, máxime ante la oportunidad de generar nuevas estrategias que contribuyan al desarrollo de estas y de generar un modelo que permita avanzar en una gestión del cuidado más equitativa, inclusiva y con pertinencia cultural.
Palabras clave: Educación-en-Enfermería, Educación-Superior, Enfermería-Transcultural.