Resumen

El objetivo de este artículo es presentar la mejor evidencia científica disponible sobre el uso de la amikacina como profilaxis en pacientes sometidos a prostatectomía. La indicación de amikacina en cirugías tipo prostatectomías se remite al uso profiláctico, razón por la cual surge la inquietud sobre el beneficio de la administración del medicamento en estos pacientes tomando en cuenta que, entre los efectos adversos, se evidencia nefrotoxicidad y ototoxicidad principalmente en personas adultas mayores o con problemas renales previos. Se utilizó la metodología de práctica clínica basada en la evidencia (PCBE), partiendo de una pregunta clínica para posteriormente hacer las búsquedas electrónicas en bases de datos como: MEDLINE, Google académico y Cochrane Library Plus.  Después de establecer los criterios de inclusión y exclusión y análisis crítico, se seleccionó cuatro documentos que se relacionan con la respuesta a la pregunta planteada. Los resultados para el análisis crítico fueron revisados minuciosamente a través de la plataforma informática FCL 2.0 con las plantillas correspondientes.  La evidencia señala que ningún estudio respondió directamente a la pregunta clínica planteada, las investigaciones analizadas no demuestran evidencia que confirme que el uso profiláctico de la amikacina sea beneficioso en pacientes intervenidos quirúrgicamente. Se concluye que no se encuentró evidencia significativa que respalde el uso profiláctico de la amikacina para disminuir las infecciones. La profilaxis se enfoca en administrar en pacientes sometidos a procedimientos quirúrgicos urológicos como primera elección un antibiótico de menor espectro, ya que para administrar amikacina hay que cumplir con los lineamientos institucionales establecidos según la condición de cada usuario, tomando en cuenta los resultados de las pruebas de función renal pre y post administración.