Resumen

Este trabajo tiene el propósito de plantear una reflexión en cuanto a las condiciones que conducen a los encargados de las familias a la incorporación de los niños y niñas al primer eslabón del sistema de enseñanza formal, la educación inicial. Se define la posible relación de factores de carácter demográfico, los de índole familiar así como los sociales. Contemplar la relevancia del estudio de cada uno de estos factores, posibilita el mejoramiento sobre la gestión de los centros de educación inicial, ante la inminente presencia de la complejidad multifactorial que deviene en un gran reto para la administración de la educación. Se destaca entre las principales conclusiones que la asistencia a las aulas escolares continúa representando un desafío básico para la dirigencia educativa, incrementado por las particularidades de la divergencia en los contextos sociales, y el manejo efectivo de la información en la planificación directiva, podría convertirse en uno de los efectos correctivos para intentar neutralizar las variables del ambiente, entre los cuales se acentúa la conformación de la familia.