Resumen

Durante mucho tiempo, la influencia de la esclavitud atlántica sobre sociedades europeas fue debatida en círculos académicos, pero no fue parte de historias nacionales, regionales y locales. En las últimas tres décadas esto ha cambiado a diferentes ritmos en las antiguas metrópolis. El 150 aniversario de la abolición de la esclavitud en Francia (1998) y el bicentenario de la prohibición del tráfico de esclavizados en Gran Bretaña (2007) abrieron los debates a un público más amplio. Se establecieron museos y memoriales, los cuales, sin embargo, coexisten con monumentos a comerciantes esclavistas considerados benefactores de su ciudad. En España y Portugal el proceso de incluir el recuerdo de la esclavitud en la historia nacional y local se desarrolla más lentamente, porque el impacto del tráfico esclavista sobre la urbanización e industrialización española y portuguesa es poco conocido y los legados de las dictaduras fascistas recientes todavía no han sido superados. El artículo se enfoca en los sitios de memoria y las huellas silenciadas de la esclavitud.

 

Palabras clave: Memoria, tráfico de esclavizados, esclavitud, ciudades portuarias europeas, Caribe