Resumen

Este artículo analiza el papel fundamental jugado por la tercera presidencia de Ricardo Jiménez Oreamuno (1932- 1936) en consolidar la inserción del Partido Comunista en el sistema político
costarricense durante la primera mitad de la década de 1930. Con este fin, se revisaron diversas fuentes, principalmente
los periódicos de los años indicados, a partir de los cuales se reconstruyeron las relaciones entre el Partido Comunista y el
gobierno de Jiménez. Según la información recolectada, dicho gobierno consolidó la legalidad de tal organización; por otro lado, ejerció un tipo de presión sobre los comunistas que contribuyó a que a estos últimos se ajustaran al marco legal e institucional del país. De esta manera, factores institucionales, asociados con la dinámica de un régimen democrático, son los que explican que, a diferencia de
sus contrapartes en el resto de Centroamérica, el Partido Comunista costarricense no fuera ilegalizado a inicios de la década de 1930.
Palabras clave: Comunistas, elecciones, conflictos sociales, Costa Rica, historia