Resumen

El conflicto entre Estado e Iglesia derivado de la “supuesta” enseñanza de la Teosofía en el
Colegio Superior de Señoritas está ligado al interés de esta última por ejercer la enseñanza
religiosa con carácter obligatorio y aumentar su poder mental. Esta situación dio lugar
a un intenso y frontal debate periodístico, en el cual se le insta a la Iglesia a apoyar a los
pobres, se censura el carácter confesional del Estado costarricense y su incidencia negativa
en la libertad de conciencia. Además, la Iglesia es criticada por no combatir el materialismo,
en no promover la igualdad de la mujer, la venta de licor en los turnos, la vivencia de
los curas mediante el trabajo ajeno y la ausencia de apoyo a la protección de los animales.