Resumen

El presente artículo tiene como objetivo poner a prueba —a través del uso de un modelo logístico lineal (LLTM, por sus siglas en inglés)— un conjunto de operaciones cognitivas (reglas), que influencian la dificultad de los ítems de un test de inteligencia fluida en diferentes muestras de estudiantes. En el Estudio 1, estudiantes de colegios (n = 1751) fueron asignados al azar a una muestra “estudio” o a una muestra “validación”. La primera sirvió para poner a prueba el conjunto de reglas propuestas como variables, que podrían afectar la dificultad de los ítems, y la segunda permitió recolectar evidencias de validez de dichas reglas. En el Estudio 2, se reclutaron estudiantes de universidad (n = 162), esto para determinar si la influencia de las reglas sobre el nivel de dificultad de los ítems podía generalizarse a este nuevo grupo. El Estudio 1 aporta evidencias acerca de la validez del conjunto de operaciones cognitivas que subyacen al proceso de resolución de los ítems, mientras que el Estudio 2 sugiere diferencias individuales en las estrategias de resolución de las personas examinadas. La misma estrategia de análisis podría ser aplicada a la construcción de otros tests. Asimismo, podría ayudar a personas educadoras, investigadoras y tomadoras de decisiones en su búsqueda de disponer de instrumentos cada vez más depurados.