Resumen

Aportar a la realidad de niños, niñas y jóvenes (NNJ) en las pedagogías del sur es una tarea compleja y contradictoria, por eso este ensayo intenta contribuir al quehacer cotidiano de las prácticas pedagógicas. En este sentido, las pedagogías críticas del sur surgen como una expresión que da cuenta de un campo de saber que se presenta como alternativo a las propuestas educativas hegemónicas, instalándose como una pedagogía que se constituye en el lugar de interrogación y cuestionamiento de la experiencia, relevándose, además, como una práctica política social. Surge entonces la prerrogativa que los adultos somos el grupo dominante de niños, niñas y jóvenes, empujándoles muchas veces a la cultura del silencio, especialmente en las instituciones educativas, lo cual constituye, sin lugar a dudas, una deuda pendiente en América Latina. Desde aquí, se propone atender a las figuras del lenguaje que se configuran habitando el mundo, específicamente, los tropos, los cuales nos permiten cambiar nuestra objetividad en subjetividad, lo que es ejemplificado mediante los tropos ser vivo y ser galería. Concluimos que, si bien los tropos no logran desatar sus ataduras coloniales, sí logran acceder a los campos valóricos, adentrándose en las relaciones de poder. Por ello, es necesario incluir en el lenguaje pedagógico la idea de que las realidades existen bajo formas específicas que determinan dicho poder, sumado a la necesidad de instalar en los NNJ capacidades lingüísticas que eviten una zombificación que les obligue a habitar constantemente en el por venir.

Palabras clave: Microlenguajes, Pedagogías del sur, Infancia y juventud, Tropo/saber