Resumen

. La calidad en la educación es una noción que hace frente a diversos y complejos asuntos que abarcan no sólo lo meramente económico; es un enfoque que fue favorecido desde unas décadas atrás y que todavía lo es hoy, comprendiendo diferentes escuelas de pensamiento que incluyen dimensiones como la filosófica y epistemológica, la antropológica y la sociocultural, entre otras. La educación es un asunto nacional desde el momento en que fue institucionalizada y se convirtió en una responsabilidad constitucional para el Estado. En la calidad, es fundamental centrarse en el hecho de que los estudios sobre ella se han concentrado más en el campo semántico del término que en el análisis de acciones que permiten soluciones alternativas al problema de la misma. Por consiguiente, la definición y noción de calidad es difícil de articular, de manera que las diferentes partes de los diversos ámbitos puedan estar satisfechos. Individuos, grupos e instituciones desarrollan diferentes percepciones y valoraciones acerca de la calidad de un objeto basado en sus esquemas y juicios subjetivos; este fenómeno es transferido no solo a lo que es la educación, sino también a otras cuestiones sociales. Científicos y teóricos de diversos enfoques (positivistas, humanistas y otros) han investigado sobre la cuestión de calidad educativa, por lo que el tema ha sido descrito desde diferentes perspectivas, que van desde las epistemológicas hasta las ideologías, pasando por perspectivas antropológicas y socioculturales. Entre los diferentes enfoques analizados en este trabajo, el humanitarismo y el transhumanismo son estratégicos para comprender la expresión «calidad de la educación» en el Siglo XXI. El humanitarismo es un enfoque, teoría, escuela o sistema filosófico que ha acompañado a la educación desde tiempos remotos, desde  la civilización griega hasta la actualidad. El transhumanismo, por otra parte, se ha convertido en una ideología de moda en la actualidad, que basa su filosofía en la idea de que la humanidad puede mejorar con la ayuda de tecnologías emergentes, incrementando sus capacidades físicas y cognitivas, así como la esperanza de vida de los seres humanos. Es un hecho que la preocupación por la calidad en el campo de la educación se ha dejado ver como fundamental en la construcción de un mundo más igualitario para las diferentes culturas y países del orbe.