Resumen

Eran las doce y lo único claro (en la noche oscura del cuerpo) era que me urgía mucho (mucho) llevármela a la cama.