Resumen

Con el objetivo de indagar si existen variaciones en la flexibilidad en 2 fases del ciclo menstrual (menstrual y ovulatoria) de atletas universitarias, se aplicaron pruebas de flexibilidad funcionales y multi-articulares a 28 mujeres con un promedio de edad de 20.9 ± 3.0 años, nivel de estrés moderado, pocas horas de sueño relacionadas con niveles altos de estrés, y un hábito de consumo de alcohol de al menos una vez al mes en la mayoría de ellas. A nivel general, la t de Student no encontró variaciones significativas en la flexibilidad a lo largo del ciclo menstrual. El nivel de flexibilidad en la prueba de giro de hombros en anteversión fue de 50.73 ± 17.97º y de 51.97 ± 16.76º (t = -1.031; p = 0.312), en retroversión fue de 58.14 ± 17.28º y 60.53 ± 17.12º (t = -1.754; p = 0.091) y en la prueba de Sit and Reach fue de 110.63 ± 7.56 cm y 110.48 ± 8.31 cm (t = 0.252; p = 0.803) en la fase ovulatoria y menstrual respectivamente. No obstante, la t de Student estratificada, encontró mayor flexibilidad en la fase ovulatoria en mujeres que consumían regularmente alcohol (p= 0.020)  y tenían un nivel de estrés más alto (p= 0.040) para la prueba de giro de hombros en anteversión, y en mujeres que no dormían bien (p= 0.030), dormían menos de 7 horas diarias (p= 0.040) o tenían una fase lútea más corta- igual o menor a 9 días-  (p= 0,006) para la prueba de giro de hombros en retroversión. En conclusión, no hubo variaciones significativas en la flexibilidad a lo largo del ciclo menstrual en la población general. Sin embargo, ciertas condiciones socio-demográficas y clínicas parecieran predisponer a variaciones durante el mismo.

Palabras clave: movilidad articular, hombro, prevención de lesiones