Resumen

El propósito de este estudio fue determinar si existe una mayor ingesta voluntaria al tener dos bebidas diferentes disponibles (agua o bebida deportiva) de forma simultánea, en comparación con un solo tipo de bebida a la vez. 20 ciclistas y triatlonistas recreativos realizaron tres sesiones de laboratorio cada uno (TBS= 23°C, HR=70%), en orden aleatorio y separadas al menos por una semana: una, solamente agua disponible, otra, sólo bebida deportiva y otra con las dos bebidas disponibles simultáneamente. Cada sesión consistía de 100 minutos de ejercicio, con 20 min. de calentamiento; ocho intervalos de 5-min., alta intensidad (85-95% FCmax) recuperando 2.5 min. (60-70% FCmax) entre ellos y una recuperación final de 20 min. (60-70% FCmax). La ingesta fue "ad libitum" y se midió el volumen de líquido ingerido cada 20 min., así como el peso corporal y el gusto para ambas bebidas al principio y al final de cada sesión. No se encontraron diferencias significativas en el volumen ingerido entre las sesiones "bebida deportiva" y "ambas bebidas", mientras que la ingesta en la sesión "solo agua" sí fue menor que las otras dos (p=0.009). También, una menor cantidad de bebida deportiva fue ingerida durante la sesión con ambas disponibles con respecto a la sesión con bebida deportiva (p=0.009). Durante la sesión con ambas bebidas, los participantes bebieron mayor cantidad de bebida deportiva (p<0.0005) que agua. A pesar de ello, la ingesta ad libitum no fue suficiente para prevenir una leve deshidratación voluntaria (0.5% de pérdida de masa corporal). Las pruebas sensoriales mostraron una preferencia por la bebida deportiva (7.49±1.1) vs. agua (5.41±1.5) (p<0.0005) . Conclusión: La bebida deportiva facilita la ingesta voluntaria más que cuando sólo hay agua. La ingesta ad libitum fue mayor cuando había bebida deportiva disponible. Los puntajes sensoriales apoyan esta preferencia de la bebida deportiva vs. agua.
Palabras clave: Deshidratación, Bebida Deportiva, Ingesta ad libitum, preferencia de bebida