Resumen

El presente artículo se propone como un acercamiento a la representación de lo postorgánico en la narrativa cinematográfica, específicamente en el filme Magnetic Rose (1995) de Koji Morimoto; a su vez se aventura a plantear una reflexión teórica sobre una cuestión que es inherente a la construcción de la subjetividad: la relación insoslayable ser humano-máquina establecida desde la época industrial y el salto cualitativo que esta ha dado en la era de la información.