Resumen

Durante su producción de Paradise Lost, John Milton se ve forzado a expresar en palabras descripciones de objetos que carecen de una forma estética y tangible. El autor soluciona este problema transformando las cualidades morales y espirituales de sus personajes en cualidades físicas estéticas, de tal manera que traduce lo bueno como belleza y lo malo y lo malvado como fealdad.