Resumen

Gabriel Dondo, en sus anotaciones para apuntar a una visión más unitaria de la belleza, sugiere unos “pasos” para acercarnos a ella. Observaremos, en los seis poemas consignados al final de sus reflexiones filosóficas y teológicas, esos “pasos”, para ir descubriendo las actitudes, los desafíos, las virtudes que plantea el encuentro con la belleza. Estas reflexiones surgen de la firme convicción de “un gustador de la belleza” que sabe que en la belleza no solo hay algo que conmueve sino Alguien que interpela.