Resumen

El texto explora los impactos de la triple transición (de la guerra a la paz, de la dictadura a la democracia y de un modelo de desarrollo estatalista a otro basado en el mercado, nuevas exportaciones y remesas) que ha experimentado Centroamérica desde hace tres décadas. Tomando como partida las debilidades tradicionales del modelo de desarrollo centroamericano y las características del proceso de transición, el artículo estudia los cambios en el funcionamiento de la democracia y en el modelo económico. Se presentan dos argumentos centrales. Primero, la triple transición ha permitido adoptar nuevas políticas públicas que contribuyen a la inclusión, y ha facilitado la emergencia de nuevos actores sociales y la creación de nuevos espacios para la protesta. Segundo la calidad de la democracia y los niveles de desarrollo son todavía muy bajos, de forma que la transformación política y social está resultando inconclusa y hasta truncada. Estos resultados contradictorios están causados por la perpetuación del poder elitista tanto en la esfera política como en la económica y por la debilidad continuada del Estado.