Resumen

El artículo analiza el rol del Estado costarricense como "agente comercial" en las postrimerías del siglo XIX y el amanecer del XX a través del caso específico del monopolio del tabaco en su transición de un "cultivo doméstico" a un "bien industrializado". Asimismo, el trabajo busca dimensionar el peso del tabaco en las rentas estatales y cómo la progresiva complejidad de la demanda, como parte de un creciente proceso de diversificación en los patrones de consumo de dicho bien, derivaron en visibles cambios en las estrategias de comercialización impulsadas por el Estado. Si bien estas estrategias no evitaron la ruptura del monopolio y la irrupción de la dinámica privada, sí parecen evidenciar que la concepción del Estado "liberal" como un vigilante pasivo y un mero espectador del laissez-faire merece ser matizada.