Resumen

Este artículo explora las tensiones entre la migración, la tierra, el consumo y el amor en el caso de la emigración de nicaragüenses provenientes de Achuapa, Nicaragua. Con base en entrevistas y observaciones etnográficas realizadas en Nicaragua y Costa Rica, se analizan las relaciones que los migrantes establecen con sus familiares y hogares a través de diversas formas de propiedad. Los achuapeños, al igual que muchos migrantes nicaragüenses, invierten en tierras y recursos materiales (enviados como remesas) como parte de una estrategia transnacional de supervivencia familiar. Sin embargo, estas inversiones forman parte de discursos tanto de abandono como de cuido y vínculo familiar. En este artículo se enfatizan las tensiones entre estos discursos para sugerir que, en lugar de causar desintegración o abandono a la familia, las formas de “cuido” a la distancia de los migrantes representan intentos por mantener relaciones familiares cercanas mediante lazos afectivos y materiales con su hogar.