Resumen

Este artículo cuestiona la idea de que la crisis de legitimidad del Estado-nación es un fenómeno reciente en Guatemala por el contrario señala que esta crisis ha sido un elemento recurrente desde el estableciemiento de la República, a causa de la incapacidad para concebir una nación que incluya los aspectos étnicos, culturales, cívicos y políticos, que son múltiples y diversos. Esta tesis es demostrada mediante el análisis de varios problemas claves: la persistencia en el poder de élites familiares, la costrucción social e historica de identidades étnicas e imagenes consolidadas después de la independencia.
En la segunda parte, estos problemas son analizados a la luz del los recientes Acuerdos de Paz firmados en Guatemala.