Resumen

La imagen de una nación se construye a partir de múltiples fuentes, una de las cuales es el libro de historia. El binomio Estado-Nación es un invento de la modernidad. La nación costarricense, en tanto categoría histórica, tiene su propia biografía. En los textos históricos de la generación de la Independencia, Costa Rica sólo aparece como una comunidad libre y soberana, pero conforme avanza el siglo de los nacionalismos esa comunidad deviene en una nación que hunde sus raíces en un pasado inmemorial. Este artículo se ocupa de develar el proceso de construcción de la nación costarricense en el relato histórico elaborado por tres connotados intelectuales: Rafael Francisco Osejo (1833), Felipe Molina (1851) y Hernán Peralta(1948).