Resumen

Para una cierta mirada de profundidad relativa, puede resultar legitima la pregunta "pero... se puede hablar del Estado (Centroamericano? ". Hay evidencias tan disímiles como Costa Rica (donde las elecciones de presidente y diputados se -suceden rigurosamente cada cuatro años), y Honduras, donde aun no se realizan elecciones ni hay diputados. Sin recurrir a demasiado ingenio se pueden multiplicar los ejemplos de este tipo que irían diluyendo progresivamente los rasgos comunes entre las diversas formas de dominación que se dan en Centroamérica: Cada sociedad nacional representa, respecto de las demás, un caso de particular originalidad.