Resumen

El escenario actual de postmodernidad le plantea a la formación inicial de docentes el desafío de asegurar una adecuada inserción a contextos escolares altamente tensionados en sus demandas formativas. Esta investigación indaga, las representaciones que profesores en formación desarrollan del trabajo docente y las relaciones con el estudiante de educación primaria. Con un abordaje metodológico cualitativo, de alcance exploratorio – descriptivo, a partir del uso de entrevistas, el trabajo se configuró en una zona de diálogo con 50 estudiantes de pedagogía básica, de las menciones de lenguaje, matemática, ciencias naturales y ciencias sociales de la Universidad Católica del Maule. Los resultados muestran la representación del trabajo docente como una tarea humana dotada de una complejidad que se deriva del requerimiento de integralidad y de las demandas de una sociedad diversa y tecnológica. Se puede concluir que el proceso de incorporación al aula enfrenta a los docentes en formación a un territorio que hoy se define complejo e incierto. Debido a lo anterior es preciso asumir que los estudiantes son activos y heterogéneos, en sus disposiciones, intereses y capacidad de aprender y, en consecuencia, tensionan la relación y el status tradicional de autoridad docente. Desde el punto de vista de las implicancias para la formación inicial, este grupo de profesores en práctica no logra advertir que la misma racionalidad con la cual opera la institución escolar explica, en gran medida, la complejidad del nuevo territorio donde tendrá que llevar a cabo su trabajo