Resumen

Este artículo aborda cómo la política económica fundamental del Estado Nacional costarricense a lo largo del siglo XIX, fue, con variantes según las etapas de su desarrollo, marcadamente liberal en el sentido de permitir un "aperturismo" de la naciente economía que garantizara su anclaje ventajoso en las movedizas arenas del emergente mercado capitalista mundial. Las medidas protectoras fueron siempre tímidas, aplicadas casuísticamente frente a la constante estrategia de la liberalización domestica que permitió, entre otras cosas, la entrada casi irrestricta de productos manufacturados de las economías centrales, así como de capitales y otros estímulos.