Resumen

La narración de la infancia en Marcos Ramírez (1952) pasa por la superación del origen ominoso de la picaresca; su bastardía y la novela familiar de quien debe ver con otros ojos a la madre provocan que las imprecisiones temporales sean neutralizadas para explicar el comportamiento díscolo y travieso del niño. Para ello, los sucesos en el relato de aventuras y el proceso rememorativo se configuran de tal manera para mostrar las dificultades y los obstáculos que, en el camino de su madurez, Marcos debe enfrentar ante un mundo indiferente, difícil, complejo y muchas veces injusto.