Resumen

Este estudio empírico examina las prácticas educativas utilizadas en el proceso de enseñanza-aprendizaje del inglés como lengua extranjera fuera del aula, su frecuencia y su repercusión en el rendimiento académico del alumnado de cuarto de ESO (Educación Secundaria Obligatoria) en la asignatura de inglés. El objetivo de esta investigación es conocer qué prácticas educativas son las más adecuadas para el aprendizaje del inglés y cuál debe ser su frecuencia óptima. Esta investigación concluye afirmando que algo más del 44% del alumnado participante en la muestra realiza actividades extraescolares, principalmente, clases con profesor particular y clases en una academia con una duración de tres horas semanales en promedio. Sin embargo, el alumnado que ha realizado un curso de verano en convivencia con una familia en un país de habla inglesa logra los mejores resultados académicos. 

Palabras clave: buenas prácticas de aprendizaje, inglés, enseñanza no formal