Resumen

En este texto abordamos la idea de que el concepto del espejo «devuelve» la monstruosidad, no como premio, sino más bien como condena. Dicha retribución, en definitiva, termina por convertir a Gray en un sujeto siniestro ante la mirada de los demás, por lo que la juventud se convierte en signo de la perversión, aun cuando sea el objetivo buscado por este desde el inicio. El anhelo inicial termina por revertirse en una condena que signa la muerte del protagonista, en una especie de castigo de la conciencia