Resumen

En el periodo comunicativo, el dictado ha sufrido diversa suerte: dejado de lado por gran parte de los expertos, puesto en práctica por muchos docentes con una especie de culpa y revalorizado fuertemente por un pequeño grupo de expertos en metodología (entre los cuales podemos nombrar a Morri 1983; Balboni 1983; Davis y Rinvolucri 1988). En los últimos años, sin embargo, se han llevado a cabo varias experimentaciones dirigidas a transformar la actividad en un hecho comunicativo, es decir, permitir que el dictado pueda transformarse en la base de un trayecto en el que son ejercitadas distintas habilidades y competencias, además de reforzar la ortografía, que ha sido su función tradicional.