Resumen

El martes siete de febrero de mil novecientos ochenta y nueve, Gonzalo Vílchez Dardón bajaba con paso lento y seguro la cuesta pedregosa de Los Pinos.