Resumen

" Pero, en todo caso, es el de ustedes un grupo privilegiado en el sentido de que sólo una pequeña porción de cada generación llega a estas aulas. Ahora bien: en el mundo de hoy hay que justificar los privilegios, y esa justificación consiste en no usar de ellos en exclusivo beneficio individual, sino en beneficio de todos. Hoy en día todo privilegio implica más bien una serie de obligaciones sociales. El privilegio de ser universitario tienen ustedes que justificarlo y mantenerlo, obligándose a estudiar mucho ahora, y comprometiéndose a no considerar su título, mañana, como un simple medio de ganarse la vida, sino como una bella oportunidad de servir mejor a sus conciudadanos y, en general, a sus semejantes".