Resumen

El propósito de este estudio fue determinar si la Frecuencia Cardíaca (FC), el Esfuerzo Percibido (EP) y el Trabajo Voluntario Realizado (TVR) están influenciados por la intensidad de la música. En este estudio se comprobó si la teoría de ciertos entrenadores de gimnasios es cierta, “a mayor intensidad de sonido (decibeles), el rendimiento físico es mejor”. Aunque de cierta forma “esa intensidad” puede llegar a ser cómplice para una lesión auditiva que puede ser temporal o permanente a corto, mediano o  largo plazo. Se analizó la influencia que tiene la música respecto al rendimiento físico de las personas que se ejercitan en un cicloergómetro en determinadas condiciones musicales: Música del agrado de los sujetos de entre 100 y 130 pulsos por minuto (ppm) a 75 (M75) o 95 (M95) decibeles (dB) o una condición sin música (SM). No se encontraron diferencias estadísticamente significativas entre las tres condiciones en la FC (182.8±15.80, 186.5±13.41, 186±13.38 ppm) el EP (6.75±2.20, 7.3±2, 7.5±1.9 u.a.) ni en el Trabajo Voluntario Realizado (106.8±11.98, 113.2±12.30, 109.6±20.30 KJ) para SM, M75 y M95 respectivamente. No hubo interacción significativa entre el tratamiento (SM, M75 y M95) y la medición (T1 y T2) (p>0.05), más sí hubo diferencias significativas entre mediciones, lo cual significa que independientemente de la intensidad, los sujetos realizaron más trabajo en la segunda mitad que en la primera.