Resumen

El artículo es un análisis sobre los silenciamientos, las fricciones y las resistencias
posibles en espacios como los activismos, la academia y en la cotidianidad
misma, desde una perspectiva feminista. Como sabemos en estos contextos las
voces hegemónicas, patriarcales, capitalistas y colonialistas silencian a los sujetos
subalternos, por lo tanto se propone el uso de metodologías feministas en
las investigaciones, así como en los activismos que nos permitan dialogar con
grupos o individuos que han vivido una terrible violencia, como es el caso de las
mujeres mayas en Guatemala, protagonistas, rebeldes, que toman la palabra en el
libro Tejidos que lleva el alma. Un ejemplo de cómo podemos construir fugas en
todo espacio político, desde lo personal, hasta lo público, entendiendo que las dicotomías
se han construido para evitar hablar de nuestras propias contradicciones
e incluso de las formas en que construimos nuestros agenciamientos políticos.